martes, 6 de febrero de 2018

Ahorrar con el coche, o cómo pagar menos en seguro o combustible

Según un estudio del Instituto para el Ahorro y la Diversificación Energética (IDAE) del Ministerio de Industria, tener un coche puede suponer un gasto anual medio de unos 2.000 euros al año. Esta partida incluye desde los gastos de mantenimiento, consumo, seguro e impuestos, hasta incluso las multas, a pesar de que muchas personas piden asesoramiento jurídico y las recurren. Sea como fuere, la cantidad es realmente importante, especialmente en tiempos de crisis.

Ahorrar con el coche

Y estos no son los únicos datos que deberían tenerse en cuenta cuando decidimos tener un coche. Según FleetData, empresa que realiza estudios de mercado, el uso de un coche en España supone un desembolso de 23,70 euros por cada 100 kilómetros recorridos y la revista Consumer da datos muy similares. Y es que no es solo comprarlo –importe del mismo, impuesto de matriculación, de circulación, etcétera-, sino mantenerlo.

Teniendo en cuenta todo esto, y considerando que tener coche en casa es fundamental, hay una serie de cosas que se pueden hacer para ahorrar o, al menos, gestionar mejor los recursos económicos y que el coche no nos salga tan caro. Una de las cosas que se pueden hacer es buscar seguros de automóvil más baratos. Para empezar, elegir solo la cobertura "a todo riesgo" en los casos en los que nuestro vehículo sea nuevo. Para el resto de situaciones, mejor optar por la cobertura a "terceros." Además, hay que analizar los precios de todas las empresas aseguradoras, sobre todo de las que ofrecen contratación online que suelen ser las que tienen seguros de coche más económicos. Actualmente el mercado ofrece muchas propuestas y si las estudias todas puedes llegar a ahorrarte una buena cantidad de dinero.

Después está el tema de utilización del coche. Es decir, cómo gastar menos combustible en carretera. Ante todo el automóvil debe estar en buen estado. Las ruedas, por ejemplo, son clave para que no se consuma más de lo necesario. También está el factor "velocidad". Mientras más corramos, más gasolina o gasoil consumiremos. Por lo tanto precaución amigo conductor, la velocidad no solo es un factor de riesgo en cuestión de accidentes, sino que también por consumo es el peor enemigo.

Otra manera de gastar menos es acudir siempre a talleres mecánicos de confianza. Seguro que estos no nos inflan la factura. Y si el coche tiene alguna pieza que haya que cambiar o reponer, puedes comprarla nueva o bien, para pasar el apuro, adquirirla en algún desguace o vía Internet en alguna tienda de segunda mano. De esta manera podrás conseguir reducir mucho la factura final del taller.

No hay comentarios:

Publicar un comentario